Luego de más de 4 meses sin competición, la NBA regresó el día de ayer con una imagen que conmueve a todo el mundo. El primer partido para inaugurar el reinicio de la liga fue entre el Utah Jazz y los New Orleans Pelicans. Mientras sonaba el himno nacional de los Estados Unidos se dio esta gran manifestación.

Tanto jugadores, entrenadores y árbitros llevaban una camiseta con la frase «Black Lives Matter» y se arrodillaron durante todo momento mientras sonaba el himno. La frase está pintada en la cancha, sin espectadores, del complejo deportivo de Disney World (Orlando).

El sindicato de jugadores pidió a la liga poder realizar este tipo de protestas sin tener ninguna sanción por parte de ellos o de sus organizaciones, como llegó a ser el caso de la NFL y Colin Kaepernick. El futbolista fue quien impulso el gesto de la rodilla en tierra para poder combatir la brutalidad policial y de la igualdad racial.

La liga y los basquetbolistas se comprometieron a que esta final de temporada contribuya a las actuales protestas contra el racismo desencadenadas por el crimen del afroamericano George Floyd. Entre los gestos que buscan realizar los jugadores, han decidido quitar su nombre de sus camisetas y poner mensajes reivindicadores. Algunos mensajes que se vieron el día de ayer fueron «Libertad», «Igualdad», «Di su nombre», «Paz»,  en las equipaciones de Brandon Ingram, Rudy Gobert, Donovan Mitchell y Zion Williamson.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here