Hace bastante tiempo, y más aún con refuerzos como los de Kevin Durant y, posteriormente, DeMarcus Cousins, que los Warriors son para la gran mayoría los candidatos por excelencia a hacerse con el título de la NBA. Y daba igual las adversidades que tuvieran en forma de bajas, pues la cantidad de recursos de los que dispone y la efectividad y facilidad para remontar marcadores adversos era y es algo habitual. Ahora, con las Finales (quinta consecutiva) empatadas a 1 con los Raptors, afrontan dos partidos seguidos en el Oracle Arena de Oakland pero lo harán con el equipo tremendamente castigado en lo físico.

Las últimas novedades en la enfermería de los Warriors dejan una baja indefinida y varias dudas importantes. Casi con toda seguridad, Kevon Looney se perderá lo que queda de las Finales. El pívot salió tocado en el segundo partido ante los Raptors y, tras haberse sometido a una resonancia, el equipo ha confirmado que tienen una fractura en el cartílago costal, lo cual le dejará fuera por un tiempo indefinido. El jugador es una pieza importante en la rotación interior del equipo y su baja implicará mayor dependencia en el puesto de pívot en DeMarcus Cousins, un jugador que no está al 100%: se lesionó en el segundo partido de los playoffs ante Clippers y, tras más de un mes de baja, volvió a pisar el parqué en esta serie final ante la franquicia canadiense.

Thompson y Durant, dudas para el tercer partido

Otro de los peores parados, aunque no tanto como Looney, tras el segundo choque fue Klay Thompson. El escolta se hizo daño en una acción defensiva mediado el último cuarto y se perdió el resto del choque tras ser sustituido. Tras haberle realizado las pruebas pertinentes, se confirma que Thompson sufrió una leve distensión en los isquiotibiales y serán los próximos entrenamientos los que revelen si está apto para jugar el tercer partido.

La otra duda importante es la de Kevin Durant. El alero arrastra unas molestias en la pantorrilla que le tienen fuera de juego desde el quinto partido de las semifinales de Conferencia frente a los Rockets, disputado el pasado 8 de mayo. Según las últimas declaraciones de su entrenador Steve Kerr, se estimaba que pudiera volver con el resto de la plantilla en el tercer o el cuarto partido. La duda se podría resolver en el entrenamiento que tendrán esta tarde (en la mañana del martes para los californianos).

Por si fuera poco, otro jugador que está entre algodones es Andre Iguodala. El escolta tiene molestias en la pantorrilla y, a pesar de ser decisivo en el último partido, jugó renqueante. En menor grado de importancia se encuentran los casos de Shaun Livingston y Stephen Curry, que a pesar de estar tocados podrán jugar los siguientes partidos. Sin embargo, todos estos contratiempos suponen una gran preocupación en un equipo que lo ha ganado todo y que podría convertirlo en el último gran reto para conseguir el anillo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here