La decisión de Carmelo Anthony de dejar New York para salir en la búsqueda de un anillo de campeón de la NBA se convirtió en un calvario. Tras un paso no tan feliz por Oklahoma City Thunder, su llegada a Houston Rockets dio inicio a la pesadilla. Solamente 10 partidos antes de salir de la rotación y poco más de un año sin jugar antes de que le llegue una nueva oportunidad.

El alero tendrá su chance de reivindicarse en los Portland, que le firmarán un contrano no garantizado para que se sume a la franquicia a partir de la próxima salida a la ruta para enfrentar una larga gira de 6 partidos.

El inicio de temporada de los Trail Blazers no es el esperado tras llegar a las finales de conferencia en la última edición, por lo que el panorama presenta una última gran chance para el segundo máximo anotador vigente de la NBA y 10 veces All-Star.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here