El secretario de Salud de Nuevo León, Manuel de la O Cavazos, informó que el paciente supuestamente contagiado por la variante de coronavirus hallada en Inglaterra falleció en el hospital de Pemex de la entidad.

De acuerdo a los datos de las autoridades, la persona de 60 años de edad y su esposa se hicieron la prueba de COVID-19 el 9 de diciembre pasado en el Centro de Salud Terminal de Nuevo León.

El difunto, tenía antecedentes de diabetes, obesidad e hipertensión. Comenzó a presentar síntomas de COVID-19 como fiebre, dolor de cabeza, dolor en articulaciones y en la garganta, tras ello fue internado en el hospital de Pemex de Nuevo León, si embargo, su condición empeoró y perdió la vida el 24 de diciembre.

De la O Cavazos señaló que cuando se dio a conocer la nueva cepa británica del virus SARS-CoV-2, ordenó que se investigara los casos de mayor carga viral que se registraban en la entidad.

El caso del paciente mayor de edad, es similar a la del genoma británico. La muestra fue enviada el lunes al Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicas (InDRE), y en un par de días se confirmará el resultado oficial por parte de la autoridad federal.

“Se detectó una similitud del genoma del 96.3 por ciento con la cepa del Reino Unido y se analiza el caso de la esposa también. Ella se encuentra bien”, dijo.

Además, su hija de 39 años, un hijo de 33, la esposa y la nuera de 33 años están bajo vigilancia epidemiológica.

La Secretaría de Salud local recordó que de acuerdo a algunos estudios esta nueva variante es más contagiosa, aunque no más letal, sin embargo, ante el alza de casos en la entidad, haría que la atención de enfermos de complicara por la falta de capacidad hospitalaria.

De acuerdo a un estudio científico llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Birmingham y el organismo gubernamental Salud Pública de Inglaterra o Public Health England en inglés, la nueva cepa británica del coronavirus es un 70% más contagiosa que la original porque se replica en la garganta.

Los investigadores analizaron una gran cantidad de muestras de hisopados tomados de la nariz y la garganta de potenciales pacientes con COVID-19 que con la prueba diagnóstica confirmaron su positivo y allí hallaron la novedad: los que tenían la nueva variante, denominada B117, tenían altas cargas virales en comparación a aquellos que mostraban tener la cepa original.

Cabe recordar que el pasado domingo el gobierno del estado de Tamaulipas, informó que se había detectado el primer caso de la cepa británica de COVID-19 en un viajero internacional que llegó a la entidad en un vuelo proveniente de Ciudad de México.

“Se identificó a un hombre de 56 años que arribó a Matamoros, proveniente de Ciudad de de México, siendo confirmado a COVID-19”, dijo la secretaría de Salud local en un comunicado.

“El resultado fue positivo a la nueva variante del SARS-CoV-2, que apareció por primera vez a mediados de septiembre en Reino Unido y que se ha convertido en la variante predominante en aquel país”, señalaron.

Un día después, De la O Cavazos señaló que se había detectado en hallazgo de un posible nuevo caso de la nueva cepa británica en Nuevo León, siendo este martes cuando dio a conocer el caso corresponde a un paciente fallecido.

Con información de Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here