Mikel Landa mira alto. El ciclista alavés ha iniciado la operación remontada después de que una vez más los elementos jugaran en su contra en la carrera y no se conforma con ser uno de los elementos más inquietos del pelotón, sino que quiere ser protagonista de la misma y salir en la foto final de los Campos Elíseos.

Después de encontrarse bien de piernas y ser protagonista en La Planche des Belles Fines, volvía a agitar el avispero en el Tourmalet y este domingo en Prat d’Albis, un atrevimiento que le ha catapultado en la clasificación, 7º a 4’54” del líder Julian Alaphilippe.

¿Podio o etapa? le preguntaban en la tradicional rueda de prensa de los lunes en la jornada de descanso, a lo que el alavés respondía: “Igual en este caso, en este Tour, me gustaría más subirme al podio. Llevo años intentando estar ahí. La primera vez que me subí a un podio de una ‘grande’… no es que fuera por suerte, pero sí más bien sin trabajarlo, sin aspirar a ello. Desde entonces llevo aspirando a ese podio, sobre todo aquí en el Tour, y me gustaría lograrlo”.

Y añadía, “estoy en una posición en la que no me puedo conformar. Tengo que hacer cosas como la de ayer para recuperar todo este tiempo -estoy incluso muy lejos del sexto puesto- en los tres días de Alpes que quedan”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here