Los Trail Blazers ya tienen atadas a sus dos grandes estrellas, la pareja que con la que sostienen la franquicia desde hace cinco años, para -al menos- cinco más. Hasta 2024 estarán Damian Lillard y C.J. McCollum como grandes caras de este proyecto que les ha llevado esta temporada a las finales de la Conferencia Oeste y este verano a contar con el fichaje del veterano pívot español Pau Gasol.

La gerencia de los de Oregón ha entendido por dónde hay que encauzar el proyecto, en una línea claramente sobria y poniendo el énfasis en el bloque y no tanto en las megaestrellas. Lillard ha renovado este verano por 4 temporadas por 196 millones un contrato ya existente, al igual que ha ocurrido con McCollum: 3 más por 100 millones a un acuerdo que ya se extendía hasta 2021.

Las cifras son de vértigo: los 203 de Lillard y los 157 de McCollum hacen un total de 360 millones que los Trail Blazers han invertido para sus dos piezas principales de cara al próximo lustro. A ello conviene añadir que Portland, pese a saber diversificar las funciones y actuar como un equipo compacto y sin individualidades muy pronunciadas, lleva unos años entre los que más dinero gastan en salarios (para la temporada 2019/20 ya tienen pactados 143 millones).

McCollum prosigue su carrera meteórica pese a no contar con ninguna elección para el All-Star a sus espaldas. Llegó a la NBA en 2013, el año del ‘draft’ de Anthony Bennett (1) y Giannis Antetokounmpo (15), y se ha ganado el ser considerado como uno de los escoltas más fiables de la liga norteamericana en estos momentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here