La Policía británica ha hallado esta madrugada los cadáveres de 39 personas, entre ellas un adolescente, en el interior del remolque de un camión aparcado en un polígono industrial de la localidad de Grays, en el este de Londres.

El conductor del vehículo, un norirlandés de 25 años, ha sido detenido bajo la acusación de asesinato. Aunque la Policía no ha divulgado aún más información, no es aventurado asumir que los fallecidos eran inmigrantes.

Grays es una población en la orilla norte del Támesis muy próxima al puerto industrial de Tilbury, destino de gran número de los vehículos de transporte de mercancías procedentes de puertos europeos con destino al mercado británico.

Agentes de policía en el lugar donde se ha hallado el camión

El hallazgo se ha producido tras un aviso a los servicios de emergencia hacia la 1.40 de la madrugada. «Estamos en proceso de identificar a las víctimas, pero creemos que será un proceso largo», ha explicado el jefe de la Policía de Essex, Andrew Mariner, al informar de este «trágico incidente», según la cadena Sky News. El conductor «permanece bajo custodia policial mientras continúan las investigaciones».

«Se trata de un incidente trágico en el que un gran número de personas ha perdido la vida», ha afirmado Mariner. «Creemos que el camión es de Bulgaria y entró en el país en (el puerto de) Holyhead (al norte de Gales) el sábado, 19 de octubre», ha señalado.

La Policía británica ha informado de que el camión entró en Reino unido por el puerto de Holyhead, en el noroeste de Gales. Es una vía de entrada de pasajeros y mercancías procedentes de Irlanda. El puerto de Cork tiene conexión con el de Santander, como posible vía de origen en un extraño itinerario.

El primer ministro Boris Johnson se ha declarado «horrorizado por este trágico acontecimiento» y ha pedido pensar en «todos aquellos que perdieron sus vidas y en sus seres queridos».

«El ministerio del Interior trabajará en estrecha colaboración con la policía de Essex para establecer exactamente lo que ha ocurrido», ha subrayado en un tuit.

Para Richard Burnett, director ejecutivo de la Road Haulage Association, que representa a los conductores de camiones en el Reino Unido, «cualesquiera que sean las circunstancias de lo ocurrido, ponen de manifiesto el peligro de que las bandas transporten clandestinamente a migrantes en camiones».

«El tráfico de personas es un negocio vil y peligroso», ha denunciado por su parte la diputada local Jackie Doyle-Price, deseando que «lleven a estos asesinos ante la justicia».

Este tipo de casos no son usuales en el Reino Unido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here