Li-Meng Yan es una viróloga china que fue noticia hace unas semanas tras huir a Estados Unidos después de asegurar que su país había mentido sobre el origen del coronavirus.

En las últimas horas, la científica ha ido más allá, afirmando que la COVID-19 proviene de un laboratorio militar de China.

En declaraciones a ‘Fox News’, Li-Meng Yan afirmó que el Gobierno chino censuró su trabajo, que podría haber salvado muchas vidas en el mundo.

Según cuenta, su supervisor le pidió que realizara una investigación “secreta” sobre el coronavirus a finales de 2019.

Al estudiar el patógeno observó que provenía de una instalación de investigación que está vinculada al Ejército Popular de Liberación, y que la explicación oficial de su gobierno de que todo comenzó en el mercado de Wuhan fue “un señuelo”.

Muy distintos son los resultados de otros estudios, como los de ‘Nature Microbiology’, que confirmó hace poco que el virus lleva entre 40 y 70 años entre los murciélagos, descartando un origen artificial mediante la manipulación genética.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here