La UEFA ha ordenado cerrar el estadio de los Rangers después de que en el duelo ante el Legia de Varsovia de Europa League sucedieran episodios racistas por parte de sus aficionados.

Se han abierto procedimientos disciplinarios contra el conjunto escocés por parte del Comité de Ética y Disciplina, que decidieron cerrar 3.000 localidades. “El club ha pedido repetidamente a los seguidores que se abstengan de caer en esta y otras formas de comportamiento inaceptable. Lamentablemente las advertencias han caído en oídos sordos y las acciones de esta minoría harán que el club y la mayoría de los seguidores de los Rangers buenos y decentes paguen una fuerte penalización”, escribió el club en un comunicado.

“Es profundamente lamentable para todos en el club y esperamos que las partes culpables que atrajeron la atención de la UEFA reflexionen sobre el daño que su comportamiento inaceptable está causando a los Rangers y sus seguidores”, zanjó el club.

Dave King, presidente de los Rangers, afirmó que “tenemos jugadores y seguidores de muchas religiones, culturas y orígenes, pero somos uno y lo mismo cuando nos reunimos para apoyar a nuestro club. Si algún seguidor no puede aceptar eso, entonces los Rangers no es su club”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here