Un vocero de la National Football League acalaró que la liga no encontró evidencia que constate que el quarterback de Pittsburgh Steelers, Mason Rudolph, haya empleado alguna ofensa con palabras racistas al defensive end de Cleveland Browns, Myles Garrett, previo a la pelea que protagonizaron en el Thursday Night Football, entre ambas escuadras.

Tanto ESPN, como The Washington Post reportaron que Garrett, durante la audiencia de apelación efectuada el miércoles en Nueva York, expresó haber escuchado a Rudolph soltar un insulto racial en su contra.

En lo que respecta a la organización de Pennsylvania, Rudolph se mantuvo al margen. «Mason niega con vehemencia la acusación en su contra durante el incidente de la noche del jueves en Cleveland», comunicó la franquicia sobre su mariscal de campo.

«No volverá a realizar una declaración sobre esta acusación y su enfoque permanece en prepararse para el partido del domingo en contra de Cincinnati Bengals», finaliza el mensaje de Steelers.

El abogado de Rudolph, Timothy M. Younger, también se pronunció sobre la acusación a su cliente: «el uso malicioso de esta exagerada acusación es una agresión a la integridad de Mason, el cual es mucho peor que la agresión física atestiguada el jueves», declaró Younger.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here