El Supremo Tribunal Federal (STF) decidió, por mayoría de votos (ocho a favor y tres en contra), que la homofobia sea considerada delito en Brasil con penas que pueden alcanzar los cinco años cárcel.

Con esta decisión, el gigante latinoamericano se convierte en el 43º país en criminalizar la homofobia. Hasta que el Congreso –de mayoría conservadora, con la presencia de una poderosa bancada evangélica– apruebe una ley sobre el tema, la homofobia será tratada igual que el delito por racismo.

Según el STF, practicar o incitar a la discriminación por la orientación sexual de una persona podrá ser considerado delito, con entre uno a tres años de cárcel, además de una multa. Asimismo, el STF considera que si se producen divulgaciones de actos homofóbicos en medios de comunicación o redes sociales, la pena será de entre dos a cinco años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here