El japonés Take Kubo se formó en la cantera del Barcelona, luego pasó al Tokio FC y más adelante al Real Madrid, que decidió cederlo al Mallorca para que tuviera minutos de juego. Allí comenzó a demostrar todo lo que aprendió en La Masía: buen trato de pelota y, sobre todo, idolatría por Lionel Messi: «Siempre ha sido mi ídolo», aseguró.

En diálogo con Marca, Kubo elogió a la Pulga, sobre quien dijo que era «increíble que siga marcando tantos goles», y recordó los años en los que lo comparaban con él: «Todavía hay periodistas que me llaman así. Es un honor que te comparen con un futbolista tan grande, pero a mí todavía me falta un montón para ser como él algún día».

También habló de Ansu Fati, el guineano que llegó a la Primera del Barcelona para romper récords: «Jugamos juntos, también con Eric y otros. Yo le daba pases y él marcaba. Es muy bueno que un canterano esté jugando en el primer equipo, ya sea Ansu o Aleñá».

El japonés explicó que el «aspecto deportivo» fue uno de los motivos para sumarse al Real Madrid: «Me gustó mucho el plan que tenían para mí durante los siguientes años, lo que pensaban para mí en el futuro. El Madrid me quiso con mucha insistencia. Eso me convenció».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here