•  
  •  
  •  
  •  
  •  

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, homenajeó en la Casa Blanca al plantel de New England Patriots por su victoria en febrero en el Super Bowl, pero al menos siete jugadores del equipo no asistieron a la cita, la mayoría por razones políticas.

Trump siguió la tradición presidencial de acoger en la Casa Blanca a los ganadores de las grandes competiciones deportivas estadounidenses, y recibió a una treintena de jugadores de los Patriots y a los entrenadores y directivos del equipo en los jardines de la Casa Blanca.

“Ningún equipo ha sido tan bueno durante tanto tiempo”, aseguró Trump, que durante su campaña electoral se vanaglorió de tener el respaldo del entrenador de los Patriots, Bill Belichick, y el mariscal de campo estelar del equipo, Tom Brady.

Pero Brady, que nunca llegó a aclarar si votó por Trump aunque le definió en varias entrevistas como “un buen amigo”, no asistió a la cita debido a lo que describió en un comunicado como “asuntos familiares personales”, al tiempo que agradeció al presidente su “apoyo al equipo”.

Varios de sus compañeros fueron más allá al ausentarse del encuentro en protesta por las políticas de Trump, como el corredor LeGarrette Blount, quien dijo en una entrevista de radio: “Simplemente no me siento bienvenido en esa casa”, dijo.

Alan Branch explicó que no asistiría porque seguía ofendido por los comentarios sexistas de Trump en un vídeo de 2005 que salió a la luz durante la campaña electoral el año pasado.

“No podría ir y después volver a casa con mis hijas y fingir que todo está bien”, dijo Branch al diario The Boston Globe.

Devin McCourty afirmó a la revista Time que no se sentiría “aceptado” en la Casa Blanca, dadas las “fuertes opiniones y prejuicios del presidente”.

Una postura similar adoptó el ala cerrada de los Patriots, Martellus Bennett, quien después de las elecciones bromeó en su cuenta de Instagram con que planeaba fugarse “en un cohete al espacio”, y que mientras Trump recibía a sus compañeros se dedicó a grabar una entrevista en la que se espera critique al presidente.

Dont’a Hightower fue más diplomático y se limitó a indicar, en una entrevista con la cadena de televisión ESPN, que ya había estado en la Casa Blanca con un equipo de Alabama y no le interesaba demasiado volver.

Pese a las ausencias, Trump se deshizo en elogios al equipo y bromeó sobre los errores en las predicciones de expertos, que habían pronosticado una victoria de Atlanta Falcons en la final de la NFL.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here