•  
  •  
  •  
  •  
  •  

La vida de Kinsey Wolanski (22), la modelo estadounidense que consiguió robar la atención durante la final de la Champions celebrada el pasado 1 de junio, ha cambiado drásticamente desde que saltara al campo en bañador en mitad del encuentro para promocionar el canal de contenido para adultos de su novio, el youtuber ruso Vitaly Zdorovetskiy. El acto orquestado por la pareja cosechó una gran repercusión mediática que ha influido enormemente en el estatus de celebrity y en la cuenta bancaria de Wolanski.

Hoy el medio ‘The Sun’ ha publicado unas declaraciones de la joven en las que esta desvela algunos de los efectos inmediatos de su puesta escénica en el partido. Entre ellos, y según Wolanski, mensajes dirigidos a su persona por parte de varios jugadores del Liverpool, equipo que acabó ganando el encuentro en el Wanda Metropolitano. “No voy a revelar ningún nombre” dijo la modelo, “pero un par de jugadores del Liverpool me enviaron mensajes coquetos después de que interrumpiera el juego”.

Wolanski también ha detallado el contenido de estos mensajes: “Uno me envió emoticonos de corazón, y el otro me dijo: ‘Te he visto en el partido'”. La estadounidense tampoco ha tenido reparos a la hora de confesar que no tenía ni idea de quiénes eran los futbolistas hasta que no se metió en sus perfiles. “No respondí porque ya tengo novio”, remató la modelo, que también ha hablado extensamente sobre los provechos que pretende extraer de su abrupta celebridad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Did I distract #8 a little too much?

Una publicación compartida de Kinsey Wolanski (@kinsey_sue) el

“Para cuando tenga 30 años planeo tener el suficiente dinero como para retirarme, e irrumpir en la Champions League solo me ayuda a conseguirlo”, ha manifestado al medio inglés. Y ciertamente, la joven se ha referido a lo que suponen hechos factuales: que su cuenta de Instagram llegó a los dos millones de seguidores al poco del suceso, y que no se puede comprar la ingente publicidad gratuita que ha conseguido a raíz de su asalto al terreno de juego en el partido.

Wolanski asegura igualmente que ha recibido muchas propuestas de trabajo y que está dispuesta a continuar con esta estrategia para revalorizar su perfil, pues opina además que su gesto “no hizo daño a nadie y fue solo un poco de diversión”. La propia familia de la modelo tampoco respondió mal a la ‘travesura’ de Wolanski, y eso que su padre es un sheriff del Departamento de Policía de Los Angeles. “Papá se sintió aliviado de que llevara bañador cuando lo hice, y no estuviera completamente desnuda”.

Habrá que ver si la joven puede cumplir su sueño de retirarse antes de llegar a la treintena. De momento, lo que está claro es que el impacto de su carrera por el césped del estadio madrileño es indiscutible y le ha proporcionado muchos motivos de alegría, como ella misma ha confesado: “No podría estar más feliz, fue la cosa más excitante de mi vida”.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •