James vive una semana que se antoja clave en su carrera. Descartado por el Bayern después de que ni al club muniqués le convenciese plenamente su rendimiento ni la experiencia alemana del jugador fuese miel sobre hojuelas, le toca volver a Madrid para conocer dónde le llevarán sus próximos pasos. El deseo original del colombiano sería regresar para probar suerte en el Bernabéu, una posibilidad descartada por su falta de sintonía con Zidane y que, paradójicamente, le podría trasladar a la casa de enfrente: el Wanda Metropolitano.

Entre el Atlético y el Nápoles, su otro gran pretendiente, se debate en estos momentos James, que mira la evolución de los acontecimientos en su casa de Madrid, situada en ese nido de famosos y gente adinerada que es La Finca, en Pozuelo de Alarcón. Ahí ha fijado su base de operaciones, desde donde será informado de cada movimiento en torno a él. Está citado el próximo 29 de julio, fecha del final de sus vacaciones, por el Madrid, pero su esperanza al aterrizar en España con casi una semana de antelación es que la resolución de su situación se produzca antes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here