La falta de test rápidos y, sobre todo, el problema que esto causa provoca en la población (una infravaloración en los casos diagnosticados) deriva en auténtico terror presente en los departamentos de sanidad responsables del control de la crisis del coronavirus en todo el mundo. También Italia es consciente, al igual que España, de la imposibilidad técnica y personal de realizar los PCR a todos los pacientes con sintomatología, aunque una cifra dada por Protección Civil del país transalpino ha generado incertidumbre y pánico.

Antonio Borrelli, jefe de este cuerpo italiano, afirma que «por cada contagio certificado hay diez no censados». Es decir, si actualmente hay unos 60.000 casos registrados, podríamos estar hablando de 600.000 personas infectadas por el SARS-CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19. De momento, Italia lleva dos días seguidos registrando un menor número de contagios y fallecimientos respecto a jornadas anteriores: habrá que comprobar si hoy se repite este hecho que indicaría que la curva se estabiliza.

«Los números oficiales indican una ralentización de la epidemia. Soy cauto porque no quiero ilusionarme, pero tengo mucha esperanza que tras dos semanas de confinamiento cada vez más riguroso se van a ver los resultados y en las próximas horas podamos confirmar que esta reducción es de verdad», explicó en rueda de prensa ayer Antonio Borrelli, no sin antes incidir que las fuerzas y cuerpos de seguridad podrían utilizar próximamente drones para asegurar el éxito del confinamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here