Inter y Milán presentaron esta mañana los dos proyectos que manejan para su nuevo estadio. La inversión superaría los 1200 millones de euros y reformaría toda la zona de San Siro: el nuevo campo se construirá en la zona de los aparcamientos del Meazza, que será demolido. Los clubes descartaron la idea de una renovación del actual e icónico estadio, ya que las obras necesarias les obligarían a jugar durante años en otras ciudades, algo impensable para dos entidades de este nivel. Al acto de este jueves acudieron el presidente rossonero Scaroni, el consejero delegado nerazzurro Antonello y leyendas como Baresi, Galli y Zanetti: el nuevo estadio tendrá un aforo de 60.000 personas y en la zona que ocupa actualmente el Meazza surgirá un distrito polifuncional dedicado al deporte y al entretenimiento.

Antes del 10 de octubre el ayuntamiento de Milán tendrá que aprobar el proyecto de reforma, y luego las entidades elegirán entre las dos propuestas que quedan y que mostraron hoy: los ‘Anillos de Milán’, realizado por el consorcio italoamericano Manica Cmr, y ‘La Catedral’, de los americanos de Populous. El primero presenta un estadio con forma de dos anillos cruzados, representando los dos conjuntos que, unidos, miran hacia el futuro. El segundo recuerda en las formas al ‘Duomo’ de Milán, la famosa catedral gótica, que tiene el ambicioso objetivo de convertirse enseguida en un «icono de la ciudad».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here