El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció este viernes que la cuarentena para evitar la propagación del coronavirus continuará, por lo menos, hasta el 16 de agosto.

«El mayor problema que tenemos es la circulación, se ha convertido en el mayor enemigo para poder superar esta situación de pandemia», afirmó el mandatario en conferencia de prensa junto con Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires.

La prórroga se aplica en un momento en el que los contagios y las muertes provocadas por la pandemia registran cifras récord, principalmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) que comparten provincia y capital.

Hasta el momento en el país se reportan 185.373 casos confirmados de coronavirus y 3.466 fallecidos, pero la tendencia es creciente y el principal temor de las autoridades es que los servicios médicos se colapsen. Más allá de la fecha, los anuncios de este viernes no implicaron cambios de fondo a las medidas de apertura, que comenzaron a aplicarse hace dos semanas en medio de las presiones de parte de las y los ciudadanos del AMBA, ya que en esta zona las restricciones eran mayores que las del resto del país, debido a que es el epicentro de la pandemia.

A los servicios esenciales, entre ellos el rubro de alimentación que nunca fue restringido, esta semana se sumó la apertura de peluquerías, zapaterías y tiendas de ropa. Además, se permitió que los corredores salieran a ejercitarse a diario y que los menores de edad pudieran salir a dar un paseo todos los días, acompañados de su padre o de su madre, ya que solo lo tenían permitido durante los fines de semana.

El presidente advirtió que, a pesar de que los casos se concentran en el AMBA, la pandemia ha comenzado a expandirse a otras provincias como Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba, y que ya hay focos en Jujuy, Chaco y Río Negro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here