El exjefe de la Policía Nacional Civil, Erwin Sperisen perdió una apelación en contra de una sentencia de prisión de 15 años y habría sido capturado nuevamente.

Sperisen fue condenado a 15 años de prisión por un tribunal en Ginebra, Suiza, por la muerte de siete reos en Pavón.

El diario suizo swissinfo señaló que los abogados anunciaron que irán al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Sperisen, ciudadano suizo-guatemalteco, que mantiene su inocencia en los asesinatos, fue inicialmente condenado a cadena perpetua por un tribunal de Ginebra por los crímenes cometidos como jefe de la fuerza policial guatemalteca.

Guatemala emitió una orden de arresto internacional contra Sperisen en 2010 y un año después fue detenido en Ginebra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here