La enfermera que estaba a cargo de la atención de Diego Maradona, de nombre Dahiana Gisela, ha declarado que escuchó al Diez moviéndose en su habitación, pero nunca llegó a entrar, asegurando que le obligaron a escribir que había intentado atender al astro argentino.

La información fue publicada por el diario Clarín, luego de que Gisela diera su segunda declaración ante los fiscales que investigan la muerte del Pelusa y aseguró que no entró a la estancia de Diego para dejarlo dormir.

Mientras que al mediodía sí entró para acompañar al psiquiatra y psicólogo, quienes acudieron a la revisión diaria, pero afirmó que la empresa para la que trabaja, llamada Medidom, la obligó a escribir que había intentado controlar a Maradona cuando en realidad buscó dejarlo descansar.

El reporte de esa mañana que publicó la agencia Telam dice lo siguiente: “6:30 se toma la guardia, paciente descansa; 7:30 se lo escucha deambular dentro de la habitación, diuresis en el baño portátil; 8:30 continúa descansando; 9:20 se sienta a tomarse los controles vitales”.

Mientras que el segundo reporte es a las 11:55 cuando llega la psiquiatra Susana Cosachov y el psicólogo Carlos Díaz: “Tras varios intentos llamando (a la puerta), el paciente no responde”, mientras que a las 12:10 «el paciente no tiene pulso. Se realiza RCP (reanimación cardiopulmonar) básico”.


 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here