Ansu Fati se convirtió este domingo en el segundo futbolista más joven de la historia liguera del FC Barcelona, solo superado por Vicente Martínez, quien lo hizo en un Clásico en octubre de 1941, y su nombre se catapultó al primer plano de la actualidad.

Hasta el punto que su padre, Bori Fati, descubrió que en 2013, cuando empezaba a despuntar con la cantera del Sevilla, estuvo a un paso de fichar por el Real Madrid, que, recordó “ofrecía mucho dinero”, aunque la aglidad y proyecto deportivo que le presentó en nombre del Barça Albert Puig le convencieron para integrarse en el fútbol base azulgrana.

Bori Fati, en sendas entrevistas concedidas a RAC1 y la Cadena Cope explicó que recibió una propuesta del Real Madrid “muy superior económicamente” pero que acabó decidiéndose por la propuesta del Barça.

“Tenía una oferta del Madrid, de mucho dinero, pero vino Albert Puig y me dijo que ellos eran el Barça y tenían un proyecto para Ansu. Que dentro de unos años le vería ahí, en el primer equipo” descubrió el padre del jugador, quien además hace las veces de su representante.

“Vino Albert Puig a casa con el contrato y me dijo que tenía que fichar por ellos… Y cuando el Sevilla se enteró, el presidente se enfadó mucho. Monchi me preguntó cuánto me ofrecía el Barça y que le quería en el Sevilla… Que le dejó casi un año sin jugar” rememoró, feliz, Bori Fati.

“Desde el miércoles, cuando le dijo a su madre que iba a entrenar con el primer equipo, estuvimos todos muy nerviosos” explicó, descubriendo algunas charlas familiares en las que Ansu desvelaba sus sensaciones: “No puedo comer. No puedo dormir… No me sale nada, papá”.

“Ahora que le he visto debutar con el primer equipo, ya me puedo morir tranquilo”, afirmó, sonriendo, Bori Fati, convencido de que su hijo, sin prisas, se hará con un lugar en un Barça con el que acabó su primer partido llorando.

Y es que Ansu, quien participó en los últimos 15 minutos frente al Betis sustituyendo a Carles Pérez debutó en el primer equipo sin haber jugado aún en el filial, una circunstancia que en las últimas décadas solo protagonizaron Marc Muniesa en 2009, en un estreno fugaz, con 17 años y frente a, precisamente, Osasuna, y Jesús Lucendo, quien jugó su único partido con el primer equipo en septiembre de 1989, a los 19 años y ascendiendo desde el tercer equipo directamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here