A finales de septiembre de 2017 el Bayern de Múnich decidió dar un volantazo y destituir del banquillo a Carlo Ancelotti. Todo se aceleró tras una derrota del gigante alemán ante el París Saint Germain por 3-0 en la Champions League. «El rendimiento de nuestro equipo desde el inicio de la temporada no cumplió con las expectativas. El juego en París demostró claramente que había que tomar decisiones. Hasan Salihamidžić y yo hablamos con Ancelotti y le informamos de nuestra decisión», declaró Karl-Heinz Rummenigge, consejero delegado del Bayern.

Sin embargo, dos años después, el mismo Rummenigge admite que se arrepienten de haber tomado esa decisión. «Carlo tiene un gran carácter y es un gran entrenador, pero en la segunda temporada los resultados no fueron los que esperábamos. Es una persona increíblemente tranquila incluso en los momentos más difíciles. Debimos haber esperado un poco más antes de despedirle. Casi lloro después de anunciar su decisión, demostró ser un gran hombre», afirma ante la prensa alemana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here