Un total de 22 jugadores se citaron ayer en los terrenos de la Ciudad Deportiva para abrir fuego a la temporada 2019/20. Diecisiete jugadores del primer equipo a los que se unieron cinco del filial se pusieron el mono de trabajo para realizar una sesión física, dirigida por el preparador físico Edu Pons, ante la mirada atenta de un Ernesto Valverde, que realizó un breve discurso de apenas un minuto antes de iniciar el primer entrenamiento de la temporada.

El club anunció antes de iniciar la sesión las altas médicas de Ter Stegen y Dembélé -se demoró extrañamente el anuncio 24 horas porque ya se les dio el OK médico el domingo después de pasar con éxito los controles médicos-, por lo que el Barcelona empieza la pretemporada sin ningún inquilino en la enfermería.

Estos 22 jugadores serán los que formen parte de la expedición que viajará a Japón para jugar dos partidos amistosos: el 23 de julio en Tokio ante el Chelsea y el 27 de julio en Kobe frente al Vissel.

Evidentemente aún no está toda la plantilla a las órdenes de Valverde, ya que le faltan los cinco jugadores sudamericanos que participaron en la Copa América, que se reincorporarán al grupo el 4 de agosto, aprovechando la disputa del torneo Joan Gamper.

Así pues, la plantilla del primer equipo cuenta oficialmente con 22 jugadores, a falta de alguna incorporación y alguna baja más para completar.

Toda la plana mayor deportiva menos Bartomeu presenciaron el entrenamiento
Enorme expectación en el club para ver el primer entrenamiento del equipo y el encaje de los nuevos en el grupo. Al menos esa es la sensación que se ha querido transmitir en el seno del FC Barcelona ya que toda la plana mayor del área deportiva del club ha estado presente viendo el estreno del equipo de Valverde. Menos el presidente y vicepresidente del área deportiva, Josep Maria Bartomeu, el resto de máximos responsables de la dirección del club estuvieron viendo ‘in situ’ la sesión preparatoria.

El directivo responsable del fútbol profesional, Javier Bordas, encabezó una delegación en la que también se encontraba el CEO del club, Oscar Grau, que se ha hecho famoso estos últimos días por ser el interlocutor del club en las negociaciones fallidas con el Atlético de Madrid en el fichaje de Antoine Griezmann, el manager general, Pep Segura, que tiene un pie y medio fuera del club según apuntan los rumores, el secretario técnico Eric Abidal y su ayudante Ramón Planes. El delegado del club, Carles Naval, ejerció de anfitrión, compartiendo confidencias con los responsables del área deportiva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here