Este proceso se lograría estableciendo un intenso periodo de varios meses de negociaciones.

Representantes de alto nivel informaron el jueves en el Foro Económico Mundial, en Davos, Suiza, que es posible que esas negociaciones, que operan en paralelo, podrían concretarse para fines de año.

El acuerdo sería un enorme logro, dado que la mayoría de ellos ha tomado años al quedar empantanados en minucias de reglas y normas.

Gran Bretaña podría ser un punto focal. Abandona la Unión Europea el 31 de enero y a partir de entonces podrá iniciar negociaciones comerciales paralelas tanto con Estados Unidos como con la UE. Adicionalmente, tanto Washington como el bloque europeo justo han empezado sus propias negociaciones, al tiempo que el presidente estadounidense Donald Trump deja de concentrarse en China luego de concluir la primera ronda de pláticas comerciales con Beijing.

Miembros del gabinete de Trump manifestaron entusiasmo ante la posibilidad de lograr un rápido acuerdo comercial con Gran Bretaña y argumentaron que debería ser relativamente sencillo de conseguir, dadas las similitudes entre las dos economías.

En conferencia de prensa, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, declaró que viajaría a Londres este fin de semana para abordar varios temas con su homólogo británico, Sajid Javid, especialmente en relación con un acuerdo comercial.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, dijo que un acuerdo entre Estados Unidos y Gran Bretaña no debería ser tan difícil de alcanzar dado a que ambas economías tienen más en común que con la UE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here