El número de estadounidenses que solicitó beneficios por desempleo cayó por debajo de la marca de 1 millón por primera vez desde el inicio de la pandemia del coronavirus en la semana que terminó el 8 de agosto, a pesar de la expiración del beneficio federal de 600 dólares semanales.

Los pedidos iniciales de subsidios por desempleo totalizaron 963.000, en comparación con los 1,191 millones la semana anterior, informó este jueves el Departamento del Trabajo.

Según los expertos, la cifra sugirió que los despidos están disminuyendo, pero la cifra sigue superando con creces la marca histórica de 700.000, anterior a la pandemia.

Además, consideraron que la expiración del subsidio adicional de 600 dólares desalentó a muchas personas de pedir la ayuda.

No obstante, se trató del menor número desde mediados de marzo, cuando las autoridades comenzaron a cerrar los negocios no esenciales debido a la veloz propagación del coronavirus.

Los datos oficiales indican que los pedidos de subsidios por desempleo alcanzaron un pico de 6,867 millones a fines de marzo.

También menos estadounidenses están recibiendo actualmente beneficios por desempleo de los estados, con un total de 15,5 millones, de 16,1 millones en la semana anterior.

El reporte, al parecer, no sugirió una mejoría del mercado laboral y los índices S&P 500 y el Promedio Industrial Dow Jones de la bolsa de Nueva York reaccionaron con pérdidas en las primeras operaciones del jueves.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here