El mundo entero está trabajando para encontrar una cura para frenar el COVID-19 lo más pronto posible, mientras que sigue en aumento diario del número de infectados y muertos por el nuevo coronavirus.

El presidente Donald Trump y el Dr. Stephen Hahn, de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA), anunciaron el jueves que dos medicamentos ya existentes para otros problemas médicos podrían servir para el tratamiento de COVID-19.

Se trata de remdesivir, desarrollada inicialmente para tratar el ébola, pero que no había sido efectiva para esa enfermedad. Esta droga es intravenosa.

La otra droga es cloroquina, que se administra oralmente, y se usa para prevención y tratamiento de malaria desde 1944, y posteriormente, para la artritis reumatoide.

«Necesitamos asegurarnos de que la ola de nuevos tratamientos lleve al medicamento correcto, al paciente correcto, en la dosis correcta, en el momento correcto”, explicó el doctor Hahn.

Según el especialista, “es posible que tengamos el medicamento correcto, pero tal vez en este momento no esté en la dosis adecuada y eso puede hacer más daño que bien».

El Dr. Hahn dijo que se acelerará la evaluación y aprobación de estas drogas antivirales para tratar el nuevo coronavirus.

El uso experimental de remdesivir aparenta prometedor. Se cree que puede bloquear la reproducción del virus en el cuerpo.

El hombre de 35 años de Seattle, registrado como el primer infectado en Estados Unidos en enero, fue inyectado con la droga y su condición clínica mejoró al día siguiente, según detalla la revista científica The New England Journal of Medicine. El hombre ya está recuperado.

Un primer ensayo controlado en el país comenzó en febrero en el Centro Médico de la Universidad de Nebraska.

El primer voluntario fue un pasajero del crucero Diamond Princess que estuvo en cuarentena en Japón. Esa persona se recuperó y fue dada de alta el miércoles, tras 30 días en el centro médico, que no ofreció a la Voz de América más detalles sobre el tratamiento del paciente.

«Estamos trabajando a través de diferentes mecanismos para poner los medicamentos en manos de proveedores y pacientes», putnualizó Hahn.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here