Philonese Floyd, hermano de George Floyd, testificó el miércoles en una audiencia en la Cámara de Representantes de Estados Unidos sobre el perfil racial y la brutalidad policial, instando a los legisladores, con lágrimas en los ojos, a «detener el dolor» mientras recordaba con gran detalle cómo murió su hermano mayor después de que un oficial de policía blanco mantuviera su rodilla sobre su cuello durante casi nueve minutos.

«No pude cuidar a George el día que lo mataron, pero tal vez al hablar con ustedes hoy, pueda asegurarme de que su muerte no sea en vano», dijo Floyd, visiblemente emocionado, a los legisladores.

«Para asegurarme de que él es más que otra cara en una camiseta, más que otro nombre en una lista que no dejará de crecer, estoy aquí hoy para pedirles que lo detengan. Detenga el dolor. Eviten que estemos cansados», insistió a los congresistas.

La audiencia del Comité Judicial de la Cámara Baja se da después de los disturbios y protestas que han afectado al país en respuesta a la muerte de George Floyd, y en medio de un creciente impulso para reformar o reducir los departamentos de policía.

Floyd desafió directamente a los legisladores a actuar: “La gente que marcha por las calles dice que ya es suficiente. Sean los líderes que este país, este mundo, necesita. Hagan lo correcto».

La audiencia buscaba «examinar la crisis del perfil racial, la brutalidad policial y la pérdida de confianza entre los departamentos de policía», según un comunicado divulgado por el propio comité. El Comité Judicial del Senado ha programado una audiencia similar sobre ‘Uso de la fuerza por la policía y relaciones comunitarias’, que tendrá lugar el 16 de junio.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, observó desde la platea y el excongresista republicano y actual jefe de gabinete de la Casa Blanca, Kevin McCarthy, se unió al estrado.

Los republicanos se han apresurado en redactar su propia propuesta, pero también critican los llamados de activistas de todo el país que claman: «Quiten fondos a la Policía», una expresión general que hace referencia a la necesidad de una mayor inversión en programas sociales, pero que el presidente Trump y sus aliados han aprovechado retratar a los demócratas como extremistas que quieren prescindir de las fuerzas del orden.

«El pueblo estadounidense comprende que es hora de una discusión real», dijo el representante Jim Jordan, el republicano de mayor rango en el panel. Pero dijo que lo que la gente también debe entender, es que «es pura locura desmantelar la policía».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here