Antetokounmpo
Antetokounmpo asalta el trono mundial y da el anillo a los Bucks

Medio siglo después resurgió la bestia. Antetokounmpo vuelve a llevar a lo más alto a los Millwaukee Bucks 50 años después con una actuación portentosa ante los Phoenix Suns. El griego subió el último escalón hacia el olimpo y se colocó como el jugador más dominante del planeta.

50 puntos, 14 rebotes y 5 tapones en una de las actuaciones más memorables de todos los tiempos en unas Finales de la NBA. El fenómeno europeo destrozó los planes de los Suns de principio a fin demostrando que ahora el trono le pertenece solo a él. Kareem Abdul-Jabbar y Oscar Robertson, representantes del único anillo de los Bucks logrado en 1971, ya tiene sucesor.

Tensión brutal

El ambiente en el Fiserv Forum lanzó a los Bucks en los primeros minutos de este sexto partido. Holiday se convirtió en una pesadilla en defensa para Paul y Booker y Antetokounmpo hacía su trabajo en ataque. Durante el primer cuarto el griego convirtió a Ayton en un pívot vulgar en las dos zonas.

Parecía que el plan establecido por Mike Budenholzer marchaba a la perfección cuando, al fin, despertó Chris Paul. El veterano base congeló el partido hasta hacerse dueño y señor en un nuevo clínic de lo que tiene que ser un base puro en la NBA.

 

Despierta la bestia

Tras el descanso la bestia despertó. Atento las quería todas y… las metía todas. Triples, penetraciones, tiros libres… de todos los colores le cayeron a los Suns ante un jugador griego desatado e imparable. La exhibición no tenía fin a pesar de los intentos desesperados del equipo de Arizona por sobrevivir a un huracán que acabó pasándose por encima.

Los Bucks se llevan las Finales por 4-2 después de comenzar con dos derrotas consecutivas. Cuatro partidos seguidos ganando a un súper equipo como los Phoenix Suns representa el poderío, la ambición y la voracidad de un equipo que ya es historia del baloncesto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí