Morteza Mehrzad, un gigante iraní de 33 años de edad, es el atleta paralímpico más alto de la historia y la segunda persona de mayor estatura del mundo.

Lo cierto es que los ojos del mundo están puestos en la nueva edición de los Juegos Paralímpicos, una jornada en la que los deportistas buscarán colgarse la medalla de oro en sus respectivas disciplinas.

Mehzard, el gigante iraní que mide 2.46 metros, buscará repetir en Tokio el logro que obtuvo en Río 2016: la medalla de oro en la disciplina de voleibol sentado.

¡Una especie de gigante!

Este atleta padece acromegalia. Mayo Clinic, uno de los centros de salud más prestigiosos de Estados Unidos, define la enfermedad como un trastorno hormonal que se padece cuando la glándula pituitaria produce gran cantidad de hormona de crecimiento durante la edad adulta.

Una persona que padezca esta enfermedad y no siga un tratamiento puede desarrollar problemas de salud debido a los altos niveles de la hormona de crecimiento en el cuerpo.

Incluso puede afectar los huesos. Las complicaciones pueden ser graves, hasta mortales. Sin embargo, los tratamientos pueden reducir el riesgo de complicaciones y mejorar los síntomas.

Por esta condición, Morteza Mehzard es el hombre más alto de Irán, una especie de gigante.

Además, a los 15 años de edad sufrió un accidente de bicicleta que le provocó una lesión en la pelvis por lo que su pierna dejó de crecer, por lo que actualmente su extremidad derecha es 15 centímetros más pequeña que la izquierda.

Su físico lo llevó a recorrer los canales de televisión y se convirtió en una figura pública en su país.

El entrenador del equipo nacional de voleibol sentado de Irán, Hadi Rezaei, lo vio en una entrevista televisiva y pensó que Mehzard era ideal para formar parte del equipo paralímpico que competiría en Río 2016. Fue en ese momento cuando la vida del iraní cambió por completo.

El entrenador acertó con la inclusión de Mehrzad. Irán se llevó la medalla de oro en la disciplina de voleibol sentado en la justa olímpica. El atleta se convirtió en la principal figura del equipo y logró el reconocimiento de todo el país, no por su estatura, sino por el triunfo en la competencia.

Voleibol sentado

El voleibol sentado es un deporte que nació en Holanda en la década de los cincuenta. Esta disciplina combina el voleibol tradicional con un juego alemán llamado Sitzbal.

Dos equipos conformados por seis jugadores se enfrentan entre sí. La cancha mide diez metros de largo por seis de ancho. Además, la red mide 1,15 centímetros de altura para los hombres y 1,05 para las mujeres.

Así como en el voleibol tradicional, cada equipo debe conseguir el remate del balón dentro del campo contrario y dispone de tres toques antes de que la pelota cruce la red.

Juegan al mejor de cinco sets. Durante los cuatro primeros gana el equipo que obtenga 25 puntos, solo si existen dos puntos de diferencia. Si llegan a un quinto gana el primero que obtenga 15 puntos.

En los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 el equipo iraní busca llevarse nuevamente la presea dorada de la mano del atleta paralímpico más alto de la historia.

Artículo anteriorPerros guías causan sensación en el desfile de Tokyo 2020
Artículo siguienteJoe Biden promete venganza contra el Estado Islámico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí