Ha pasado una semana desde que Conor McGregor sufrió una de las lesiones más graves de su carrera.

A poco de finalizar el primer round de la trilogía contra Dustin Poirier, ‘The Notorious’ pisó mal y se fracturó la tibia y peroné de la pierna izquierda, dejando a todos sorprendidos en el UFC 264 de Las Vegas.

El irlandés salió en camilla y tuvo que ser sometido quirúrgicamente al día siguiente.

Si bien deberá usar muletas seis semanas y estará ausente del octágono por lo menos hasta enero del próximo año, Conor McGregor decidió contar su versión de cómo se lesionó.

A través de sus redes sociales, Conor McGregor aseguró que venía arrastrando una lesión en la pierna previo a su pelea ante Poirier.

Según señaló, el fuerte entrenamiento que tuvo fue la causa de su fractura debido al estrés que tenía en la zona.

“La gente me pregunta: ¿Cuándo se rompió tu pierna? Pregúntenle a Dana White, pregúntenle a UFC, pregúntenle al Dr. Davidson, el médico jefe de UFC. Sabían que tenía fracturas por estrés en la pierna al entrar a la jaula”, sostuvo McGregor en una transmisión de Instagram.

“Hice sparring sin espinilleras y pateaba la rodilla un par de veces. Así que tuve múltiples fracturas por estrés en la espinilla por encima del tobillo y luego tuve problemas con el tobillo de todos modos a lo largo de los años de jodidas peleas todo el tiempo. Incluso hice muchas sesiones de entrenamiento cuando me dolía el tobillo, no dejaba de entrenar”, agregó.

A pesar de que muchos piensan que su carrera en el octágono pudo haber acabado ya, Conor McGregor asegura sentirse contento tras haber pasado por le quirófano y toma este momento como un nuevo comienzo.

“Necesitaba recibir tratamiento en mi pierna, o que necesitaba era una espinilla de titanio. Así que ahora tengo eso en la rodilla hasta el tobillo y el médico me dijo que es irrompible”, aseguró el irlandés de 33 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí