La imagen de la figura del alero estrella LeBron James sufrió este jueves un duro revés después que el exgerente general de los Cavaliers de Cleveland, David Griffin, ofreciera todo tipo de detalles de la relación profesional que le tocó mantener por tres temporadas seguidas en el equipo de esta ciudad de Ohio, experiencia que calificó de «miserable».

En una entrevista ofrecida esta semana a la revista especializada ‘Sports Illustred’, Griffin ofreció detalles que otros profesionales ya conocían, pero que no habían querido que trascendiesen al ámbito de la opinión pública por distintos motivos.

Sin embargo, Griffin, que ahora está al frente del nuevo proyecto de reconstrucción de los Pelicans de Nueva Orleans, como vicepresidente ejecutivo, detalló los desafíos de sus tres temporadas al lado de James, que regresó a los Cavaliers tras cuatro temporadas con los Heat de Miami, y no se quedó con la mejor imagen y experiencia.

Además en sus declaraciones, Griffin fue más allá al valorar la predisposición actual que James tiene de cara a su nueva etapa con Los Angeles Lakers, y cuestionó que pueda tener el mismo instinto ganador de antes.

Griffin fue gerente general de los Cavaliers cuando ganaron el campeonato de la NBA en 2016 al superar a los Warriors de Golden State y llegaron a las finales en cuatro temporadas consecutivas.

El nuevo directivo de los Pelicans manifestó a ‘Sports Illustrated’ en la historia que la publicación dio a conocer este jueves que el desafío anual de construir un contendiente por el título alrededor de James era demasiado estresante, incluso si eso resultó en una carrera ganadora del campeonato en 2016.

«Todo lo que hicimos fue tan inorgánico e insostenible y, francamente, nada divertido. Fui miserable», dijo Griffin. «Literalmente, en el momento en que ganamos el campeonato, supe que me iría. No había forma de que me quedara por ninguna cantidad de dinero».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here