China continuó este viernes tomando estrictas medidas para contener la propagación de un brote de un nuevo coronavirus que ya ha matado a 26 personas y tiene infectadas a más de 800, según cifras oficiales.

Sin embargo, la televisión estatal informó este viernes que el consejo de estado en Beijing dijo que “el virus no ha sido contenido” y que “las autoridades locales deben tener más responsabilidad y un mayor sentido de urgencia”.

A punto de comenzar las festividades del Año Nuevo Lunar el sábado, China ha suspendido el transporte público en al menos 10 ciudades con una población total de alrededor de 33 millones de personas, cerrado templos y lugares turísticos como la Ciudad Prohibida y la Gran Muralla, en la capital.

Pasajeros con máscaras en el metro de Beijing el 24 de enero de 2020.

Las actividades para recibir el Año Nuevo Lunar duran una semana y hay temores de que la infección de extienda, porque cientos de millones de personas viajan dentro del país y al exterior.

En Shanghái, el parque temático Disneyland anunció que cerrará desde el sábado hasta nuevo aviso.

Las autoridades también comenzaron a construir aceleradamente un hospital con 1.000 camas en la ciudad de Wuhan, donde apareció el virus la semana pasada. Según explicaron, el centro tratará de “abordar la insuficiencia de los recursos médicos existentes” para tratar a los pacientes infectados con un nuevo virus.

Tras dos días de reuniones, La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo el jueves que demasiado pronto para decretar que el virus constituye una urgencia de salud pública de alcance internacional.

«No se confundan, esta emergencia es en China”, dijo el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Aunque la mayoría de las muertes y los casos han sido dentro de China, el virus se ha detectado en Tailandia, Vietnam, Singapur, Japón, Corea del Sur y Estados Unidos, y es posible que haya casos también en Gran Bretaña.

En Wuhan, las calles, centros comerciales y otros espacios públicos normalmente bulliciosos lucían desiertos en su segundo día de cuarentena. El uso de mascarillas es obligatorio en público y las imágenes procedentes de la ciudad mostraban estantes vacíos en los mercados.

Mientras tanto, los centros médicos apenas daban abasto para tratar a los pacientes que contrajeron el virus y los que querían someterse a pruebas para saber si estaban infectados.

Varias aerolíneas han suspendido sus vuelos a Wuhan y los aeropuertos en todo el mundo someten a pruebas a los pasajeros procedentes de China.

Las autoridades sospechan que el virus se originó en un mercado de comercio ilegal de carne y pasó de serpientes a los humanos.

Los afectados sufren de secreción nasal, dolor de cabeza, tos y fiebre. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, los coronavirus más peligrosos presentan dificultades para respirar, escalofríos y dolores corporales.

No existe vacuna para el virus, que se puede propagar por vía respiratoria. Los síntomas incluyen fiebre, dificultades para respirar y tos, similares a muchas otras enfermedades respiratorias.

Sin embargo, a pesar de lo poco que se conoce sobre el virus, autoridades de salud de Estados Unidos no creen que se propague con la facilidad de otras cepas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here