A pesar de la decisión de la OMS de suspender los ensayos con hidroxicloroquina, Estados Unidos y Brasil, los dos países del mundo con más casos del nuevo coronavirus, mantienen por ahora la recomendación de utilizar este medicamento para hacer frente a la COVID-19. Estudios en Francia declinan usarla.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha impulsado fuertemente el uso de la hidroxicloroquina como potencial tratamiento para el coronavirus, del que se infectaron más de 5,5 millones de personas y que mató a más de 346.000 individuos en todo el mundo, según un recuento de la AFP basado en datos oficiales.

Brasil es la sexta nación en el mundo con más muertos por el coronavirus (23.473) y la segunda con más casos confirmados (375.000 casos), por detrás de Estados Unidos.

Sin embargo, la OMS indicó el lunes que suspendía de forma «temporal» los ensayos clínicos con hidroxicloroquina contra la COVID-19, después de que un estudio considerara ineficaces y hasta contraproducentes la cloroquina y sus derivados para tratar el nuevo coronavirus.

A pesar de ello, el Ministerio de Salud de Brasil anunció que continuará recomendando la hidroxicloroquina para tratar la COVID-19.

«Seguimos muy tranquilos y serenos, y no habrá ninguna modificación» en la recomendación, declaró Mayra Pinheiro, Secretaria de Gestión del Trabajo y de la Educación en Salud en una rueda de prensa en Brasilia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here