El Gobierno de facto de Bolivia, que encabeza la autoproclamada mandataria Jeanine Áñez, anunció la suspensión de las relaciones diplomáticas con Cuba.

«Esta determinación obedece a las recientes e inadmisibles expresiones del canciller Bruno Rodríguez Parrilla y la permanente hostilidad y constantes agravios de Cuba contra el Gobierno Constitucional boliviano y su proceso democrático», dice un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Según las autoridades bolivianas, Cuba, de manera sistemática, «ha afectado la relación bilateral basada en el respeto mutuo, los principios de no injerencia en asuntos internos, la autodeterminación de los pueblos y la igualdad soberana de los Estados».

Además, señalan que Cuba ha actuado de esta manera «no obstante la disposición del Gobierno de Bolivia de sostener cordiales relaciones».

El depuesto presidente Evo Morales condenó «profundamente» esta decisión, que, considera, es parte del «deterioro permanente de imagen internacional del Estado Plurinacional de Bolivia de respeto a la libre autodeterminación, soberanía y diplomacia de los pueblos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here