En el décimo quinto día de paro nacional en Bolivia, se registraron nuevos enfrentamientos entre seguidores del presidente Evo Morales, que lo apoyan como ganador de las elecciones para un cuarto mandato, y grupos ciudadanos que rechazan los resultados argumentando fraude electoral.

Para enfrentar esta crisis del gobierno boliviano, el presidente Morales se respalda en sus organizaciones sociales aliadas a quienes llama a defender el voto.

“Al defender la democracia, porque si este pueblo minero y campesino acompañado por sus profesionales, tienen la autoridad moral y ética para defender la democracia. La democracia es del pueblo boliviano”, sostiene.

Muchos bolivianos siguen en las calles protestando por los resultados de la reciente elección del pasado 20 de octubre de 2019.

Mientras tanto, los ciudadanos aún se mantienen en las calles realizando bloqueos y protestas para presiona al gobierno central. La policía intervino con gases lacrimógenos.

Incluso, sectores como el del periodismo se han visto afectados por la polarización política del conflicto, pues los comunicadores denunciaron varias agresiones e impedimentos en las coberturas por parte de ambos grupos.

A propósito, Carlos Mesa, candidato presidencial por Comunidad Ciudadana, señaló: «Yo he ejercido el periodismo por más de un cuarto de siglo, no es aceptable la agresión a los periodistas sean estos del oficialismo, sean independientes o representen a cualquier canal, periodismo o medio de comunicación, ni de parte de la oposición y mucho menos de parte del oficialismo”.

Según Milena Soto, una de las líderes del grupo Resistencia Juvenil Cochala, desde Cochabamba se está coordinando diversas acciones: “La ciudadanía ya está harta, ya no podemos seguir así; tiene que haber un cambio directo y tiene que salir del ciudadano, del cochabambino, él es el que tiene que decir ya no me dejo más. Este gobierno se tiene que ir porque se tiene que ir”.

Bolivia espera el resultado de una auditoría de la OEA a las elecciones, pero los bolivianos no confían y siguen en las calles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here