Ante la ocupación de las unidades de cuidados intensivos de la ciudad -cercana al 88%- y con un promedio de 2.500 casos de contagios reportados a diario, la alcaldía de Bogotá, en coordinación con el Gobierno Nacional, determinó que un 90% de la capital colombiana retorne desde el lunes 13 de julio hasta el próximo 23 de agosto a una cuarentena estricta.

La ciudad, de más de ocho millones de habitantes, ha sido dividida en tres zonas: sur–centro, suroccidente y noroccidente, que se alternarán cada una el confinamiento obligatorio de 14 días, con lo que al menos 2,5 millones de personas deberán quedarse en casa, en cada etapa, según indicó la alcaldesa de la capital, Claudia López.

“Si su localidad está en cuarentena estricta, usted no puede salir, excepto que trabaje en alguna de las cinco actividades indispensables: salud, abastecimiento, seguridad, orden público o cuidado, o alguna cosa excepcional de fuerza mayor”, señaló la burgomaestre.

Acotó además que no se implementará la ley seca, ni el toque de queda; aunque, entre las ocho de la noche y las cinco de la madrugada se restringirá la movilidad en las zonas declaradas en confinamiento estricto y se reforzará la cultura ciudadana frente a las medidas de bioseguridad.

Dentro de las decisiones adoptadas está el aumento del pie de fuerza de la Policía en la ciudad, el acondicionamiento, de aquí a agosto, de al menos 2000 Unidades de Cuidados Intensivos y el compromiso de la alcaldía y el Gobierno Nacional de entregar 550.000 auxilios económicos y 150.000 mercados a las familias más vulnerables durante el periodo de confinamiento, según lo señaló el ministro de salud Fernando Ruiz.

“Proporcionarles un ingreso que permita que estas familias sean disciplinadas frente al esfuerzo que significa el aislamiento obligatorio de manera que no va a haber una excusa para no hacerlo”, dijo la funcionaria.

Así mismo, el Sistema de Transporte masivo de la ciudad continuara operando a un máximo del 35% de su capacidad, en las zonas que entran en cuarentena estricta se cerrarán todas las actividades que estaban en proceso de reapertura y se pospondrá para finales de agosto el plan piloto para la reapertura de vuelos nacionales desde el aeropuerto El Dorado de la ciudad y los planes piloto para los restaurantes.

Decenas de fiestas clandestinas se extienden en toda la región, en medio del confinamiento por la pandemia. En el caso de Colombia, miles de ciudadanos ha sido multados. Jair Díaz, desde Bogotá, nos relata en qué consisten y quiénes participan.

Por su parte, el presidente de la República, Iván Duque, quien ha tenido diferencias con la alcaldesa de Bogotá debido al manejo de la pandemia y había expresado su oposición a retomar cuarentenas estrictas, manifestó su apoyo a la medida.

“Estaremos con el equipo de expertos epidemiólogos, infectólogos, ayudándoles a todos los gobiernos locales de nuestro país”, dijo el primer mandatario.

Durante el confinamiento obligatorio, en cada zona de la ciudad, solo podrán abrir sus puertas los supermercados y farmacias; se buscará aislar en hoteles o en un pabellón especialmente acondicionado en el Centro de Ferias de la ciudad, CorFerias, a los casos positivos diagnosticados para reducir la cadena de contagios, y se priorizará el trabajo y estudio virtual, todo con el objetivo de mitigar la curva de mortalidad y evitar el colapso del sistema hospitalario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here