Entre 2002 y 2014, Bélgica no estuvo en la fase final de ningún grande torneo de selecciones. Los diablos rojos fallaron la presencia en las Eurocopas de 2004, 2008 y 2012 y en los Mundiales de 2006 y 2010. Pero la irrupción de una generación de oro lo cambió todo. Bélgica arrasó (9-0) a San Marino y se clasificó para la Euro 2020, su cuarta fase final consecutiva tras 12 años de ausencias. Es el primer combinado nacional en hacerlo.

El equipo entrenado por Roberto Martínez está cuajando una fase de clasificación perfecta. Siete partidos, siete triunfos, 28 goles a favor y sólo uno en contra. Un rendimiento que da continuidad al trabajo que el español viene haciendo. Con el exentrenador del Everton en el banquillo, Bélgica ganó 25 de los 28 choques oficiales que realizó

En los primeros 28 minutos, Bélgica no se encontró con el gol. Los de Martínez tuvieron oportunidades, pero el ritmo fue bajo, también debido a la consciencia de las fragilidades del rival. Y estas se evidenciaron en el tramo final del primer tiempo. En 15 minutos, Bélgica metió seis goles. Lukaku, por partida doble, Chadli -asistido por Lukaku-, Alderweireld, Brolli, en propia puerta, y Tielemans, tras asistencia del capitán Hazard, llevaron el choque del 0-0 a la goleada.

El gran nombre de la noche fue Lukaku. ‘Big Rom’ llegó a los 51 goles con Bélgica: 23 dianas en sus primeros 60 choques con la selección y 28 tantos en los últimos 23 duelos que realizó. Lukaku, máximo goleador histórico de Bélgica, tiene ahora un gol más que el ‘pichichi’ de la selección de Holanda, Robin van Persie, algo relevante teniendo en cuenta la fuerte rivalidad entre los dos países.

En el segundo tiempo, Bélgica fue gestionando su renta. Courtois, bajo palos, no hizo ninguna defensa. Roberto Martínez dio descanso a Hazard, Mertens y Lukaku y el luminoso sólo se volvió a mover en el tramo final. Benteke, tres minutos después de saltar del banquillo, anotó el séptimo, su primera diana en la selección desde el 28 de marzo de 2017.Yari Verschaeren, de tan sólo 18 años, ganó un penalti y se encargó de convertirlo en gol, su primer tanto con Bélgica (lleva dos partidos). Y, en el 90′, Castagne firmó el noveno. San Marino encajó 69 goles desde la última diana que marcó en partido oficial.

Medalla de bronce en el Mundial de Rusia, Bélgica está, de nuevo, en una gran cita internacional. La generación de oro sigue devolviendo a los ‘diablos rojos’ a la élite del fútbol.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here