Érika Aifán, jueza de Mayor Riesgo D, acudió a la Procuraduría de los Derechos Humanos para denunciar y solicitar que se investigue una posible intención de “obstaculizar su trabajo y vulnerar su independencia judicial”.

Aifán señala que esto ha provocado retraso en casos asignados a su juzgado y que ha acudido a varias instancias, pero no se ha resuelto nada.

Aquí las declaraciones de la jueza:

 

 

Información: Prensa Libre

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here