Luego de que el pasado viernes 31 de julio, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia -CSJ- se reunieron para promover un antejuicio contra el vicepresidente de la República, Guillermo Castillo, por una supuesta plaza irregular en la Secretaría Nacional de Bienes en Extinción de Dominio -SENABED- el vicemandatario presentó ayer una acción de Amparo ante la Corte de Constitucionalidad -CC- por considerar espuria la decisión de la CSJ.

En su momento la CC le dio como plazo 12 horas a la CSJ para remitir el expediente original que dio trámite al antejuicio qué debía ser conocido por el Congreso. Sin embargo, hace algunos momentos se confirmó que la CC otorgó el amparo a Castillo:

«La Corte de Constitucionalidad otorgó amparo provisional en las acciones de amparo promovidas en contra de la Corte Suprema de Justicia por la resolución que dictó el 31 de julio de 2020, en la cual ordenó la remisión al Congreso de la República de las diligencias de antejuicio promovidas por Nimrod Israel Estevez González contra del Vicepresidente de la República de Guatemala.

En consecuencia, este Tribunal deja en suspenso la resolución de 31 de julio de 2020, dictada por la Corte Suprema de Justicia en el expediente de antejuicio número 46-2020, dejando sin efecto toda actuación tendiente a la persecución del Vicepresidente de la República de Guatemala», cita el comunicado.

Según Francisco Quezada, analista de CIEN, comentó que existen dos elementos que llaman la atención en esta situación, en primer lugar el hecho de que se conoció el antejuicio del vicepresidente en tiempo récord cuando hay una mora judicial enorme, y el segundo elemento  es porqué fue tan rápida la Corte de Constitucionalidad. La respuesta muy simple es que las Cortes están gobernando por lo tanto están en choque de quien tiene más poder y las Cortes se han convertido en un instrumento de gobernanza.

Además, el debilitamiento enorme de la justicia es en donde se tiene que poner mucha atención, las decisiones administrativas se judicializan con el hecho de que a través de un fallo judicial se dicte también política, lo cual es lo que se está presenciado.

 

Por su parte, Pablo Hurtado, Secretario ejecutivo de ASIES, en relación al amparo de la CC considera que es algo predecible que se sabía que se podía generar sobre todo por lo sorprendente del antejuicio que se presentó y la rapidez que tuvo, sobre todo el tema por el cuál se presentó el antejuicio tomando en consideración que la Ley contempla que en casos como el que se ha presentado se debe nombrar una persona para completar el periodo.

De igual forma, comentó que el argumento es un tema débil jurídicamente y por lo mismo se hace más fácil pensar que hay un interés de tipo político o de cualquier otro tipo y no necesariamente prevalecer un estado de derecho en el asunto.

 

Por último, el analista Renzo Rosal indicó que el amparo provisional que plantea la CC es una acción correcta y que busca corregir un asunto de orden político, es decir este ataque contra el vicepresidente Castillo es parte de esta andanada la cual esta dirigida por un grupo de personas, alguna de ellas cercana al ejecutivo buscando alinear piezas y buscando sacar de la jugada o al menos amenazar a aquellos actores que parecieran ser como autónomos.

Por lo que es importante tomar en cuenta que es una medida que dura poco porque la lógica de estos grupos pro-impunidad continuarán contra el vicepresidente y todo actor o institución de peso que no este ubicado entre sus coordenadas.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here