El economista del CIEN, Hugo Maul habló en La Red acerca de las remesas y el impacto económico del país durante la pandemia de COVID-19.

Según Maul lo que han visto a la mitad del año sobre las remesas son números que sorprenden porque pensaban que la situación iba a ser peor. Sin embargo, es importante ponerlos en perspectiva, porque el ingreso de remesas en Guatemala durante los últimos 10 años ha venido creciendo año por año por encima del 10%.

Por lo que los resultados a finales de junio son muy buenos con relación al mes anterior, pero el hecho que hayan mejorado no significa que el país tenga esos recursos adicionales que antes tenía.

Guatemala ha llegado a depender de manera crucial del dinero que mandan los guatemaltecos que viven en el extranjero, ya que se generan tantos ingresos en remesas como los ingresos de las personas que trabajan formalmente en el país. Es por ello, que esta situación tendrá un mayor impacto en el país, ya que la caída de las remesas lleva al país a un terreno negativo.

Hugo Maul indicó que en Estados Unidos se están viendo reducciones en los salarios de sectores clave de la economía y debido al segundo brote que se está generando en distintos estados no se sabe cómo seguirá la actividad económica y la reapertura de algunos sectores.

De igual forma, explicó que el sistema de semáforo permitirá abrir la economía de manera regional, pero hay que considerar lo altamente centralizado que es el país y la forma en la que las regiones más afectadas se distribuyen.

El economista Maul mencionó que los principales centros urbanos donde fluye la mayor parte del empleo y crecimiento económico es donde más contagios existen, por lo que, aunque haya color verde en otras regiones no provocaría una recuperación económica de la magnitud que la ciudad de Guatemala generaría.

Aquí la entrevista:

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here