Edwin Amaya representante de la Asociación de Propietarios de Autobuses Urbanos de Guatemala (ASOPAGUA) indicó que este sector está siendo afectado económicamente debido a la pandemia de COVID-19. Sin embargo, considera que es complicado abrir el transporte en estos momentos críticos de la enfermedad.

Amaya indicó que han apoyado desde el inicio al Gobierno con las medidas que se adoptaron para la contención de la enfermedad.

Por lo que consideran que sería arriesgado pedir que se abra el transporte en estos momentos, pero si es fundamental la reactivación de la economía, sobre todo el transporte público que es parte del motor de la economía de Guatemala.

De igual forma, mencionó que ha visto casos en donde van 7 a 8 personas en un mismo carro, mientras el sistema de transporte público está parado sin trabajar.

Por lo que Asopagua ha respetado todos los protocolos que han brindado las autoridades para que puedan integrarse en el transporte público y así asegurar la salud del pasajero.

Por su parte, Edgar Guerra, defensor del usuario del transporte público, indicó que esta decisión es complicada de tomar debido al aumento de los casos de COVID-19. Sin embargo, siempre existe la necesidad de las personas de transportarse y trabajar.

Así mismo, Guerra explicó que han estado realizando todo el proceso de pruebas dentro de los distintos transportes para asegurar su funcionamiento y garantizar las medidas de salud de las personas.

Aquí sus palabras:

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here