• 21
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las bandas exteriores de viento y lluvia del huracán Florence comenzaron a azotar Carolina del Norte el jueves cuando la monstruosa tormenta avanza para una prolongada presencia a lo largo de la costa sureste de Estados Unidos, prometiendo empapar las propiedades de 10 millones de personas.

La velocidad sostenida superior del viento de Florencia disminuyó de un máximo de 225 kph, (140 mph) 175 kph (110 mph) cuando sus bandas de lluvia exteriores se acercaron a la costa de Carolina del Norte la madrugada del jueves.

Eso redujo el poder destructivo de los vientos de la Categoría 4 a la Categoría 2, pero los meteorólogos advirtieron que la tormenta tiene la posibilidad de permanecer a lo largo de la costa durante días.

El último boletín del Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami, reporta que Florence empezó a azotar la costa de Carolina del Norte con vientos de tormenta tropical con una velocidad de 165 kilómetros por hora, y que pese a su Categoría 2 sigue siendo una amenaza de marejadas ciclónicas e intensas lluvias.

“¿Quieres que te atropelle un tren o un camión de cemento?”, preguntó Jeff Byard, administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).
Carolina Beach, en Carolina del Norte, está desolada ante la proximidad del huracán Florence el miércoles, 12 de septiembre de 2018.
Carolina Beach, en Carolina del Norte, está desolada ante la proximidad del huracán Florence el miércoles, 12 de septiembre de 2018.

La agencia advirtió además que termina el tiempo para evacuar en zonas críticas de Carolina del Sur y recordó que es mandatorio en su cuenta en Twitter.

Florence podría tocar tierra el viernes por la tarde cerca de la frontera entre las Carolinas y después continuará hacia el oeste con fuertes precipitaciones y posibles inundaciones catastróficas que podrían arrasar viviendas, negocios y granjas, indicó el Centro Nacional de Huracanes.

En las zonas para las que se emitieron alertas o avisos de huracán hay 5,25 millones de residente, y 4,9 millones de personas más viven en zonas bajo alertas y avisos de tormenta tropical, indicó el Servicio Nacional de Meteorología.

El presidente Donald Trump elogió los preparativos del gobierno y pidió a la población que se aleja de la ruta de Florence: “No jueguen con este. Es grande”, dijo desde la Casa Blanca.

A las 02:00 de la madruga (EDT) del jueves, el huracán estaba a unos 378 kilómetros (235 millas) al suroeste de Wilmington, en Carolina del Norte, y a unos 450 kms (280 millas) al este sureste de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, y avanzaba en dirección noroeste a 28 km/h (17 mph).

No estuvo claro cuántas personas desalojaron la zona, pero los avisos afectaban a más de 1,7 millones en las Carolinas y Virginia. Las aerolíneas cancelaron al menos 1.000 vuelos. Home Depot y Lowe activaron centros de respuesta de emergencia para llevar generadores, bolsas de basura y agua embotellada a sus tiendas antes y después del paso de la tormenta. Las dos cadenas de materiales dijeron que en total enviaron alrededor de 1.100 camiones.


  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  
  •