Danny McDaniel, un experimentado buzo, estaba disfrutando el pasado fin de semana en su kayak con un amigo frente a la isla de Catalina, al sur de California (EE.UU.), cuando sintió que algo estaba moviendo su bote, según contó a The Los Angeles Times.

Lo primero que pensó el californiano fue que su amigo golpeó su kayak con su bote, pero pronto salió de dudas, tras notar la cabeza de un enorme tiburón blanco.

Mientras tanto, su amigo, John Chambers, observó el encuentro de Danny con el escualo a pocos metros de distancia, gritándole que lo golpeara en la cabeza.

El ataque terminó cuando el tiburón mordió la embarcación y se alejó, dejando dos dientes, cada uno de unos 5 centímetros de largo, clavados en el bote. El tamaño de estos sugiere que el animal mide casi unos 6 metros de largo.

McDaniel dijo que había nadado entre tiburones anteriormente, pero que nunca se había encontrado con uno tan grande.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here