•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Este miércoles, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado que su país reconoce la ciudad de Jerusalén como capital de Israel.

“He decidido que ha llegado el tiempo de reconocer a la ciudad de Jerusalén como capital de Israel”, ha declarado el líder de EE.UU.

Además, Trump ha aseverado que ha dado orden al Departamento de Estado norteamericano para que empiece los preparativos que permitan trasladar la embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén.

“Consecuencias peligrosas”

Donald Trump cumple otra de sus promesas electorales con esta iniciativa, pero se pone en contra a gran parte de la comunidad internacional respecto al estatus de Jerusalén y el papel que tiene esa urbe para encontrar una solución al conflicto palestino-israelí.

Un hombre monta en bicicleta frente a la Embajada de EE.UU. en Tel Aviv (Israel), 6 de diciembre de 2017

Este martes, el mandatario norteamericano ya comunicó sus intenciones por teléfono al presidente de Palestina, Mahmud Abbás.

Ante la postura de Washington, el líder palestino señaló que una medida como esa tendría “consecuencias peligrosas”.

No es el único político al que le preocupa profundamente el cambio del estatus de esa urbe. Varios líderes musulmanes y mandatarios de diferentes países advirtieron al inquilino de la Casa Blanca del impacto negativo que tendrá esa decisión para el conflicto palestino-israelí.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •