• 13
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuiteó el miércoles que “Ya no hay una amenaza nuclear de Corea del Norte” a su llegada al país tras su histórica cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong Un, en Singapur.

En su mensaje publicado en Twitter, el mandatario estadounidense dijo que “todo el mundo puede sentirse ahora mucho más seguro que el día que asumí el cargo”.

Antes de su llegada a la Casa Blanca, “la gente asumía que íbamos a ir a la guerra con Corea del Norte”, dijo, y el expresidente Barack Obama afirmó que Pyongyang era el mayor problema de la nación.

Trump y Kim firmaron un acuerdo para trabajar hacia la desnuclearización de la Península de Corea, pero el pacto parece más débil que los alcanzados previamente, que fracasaron. Expertos independientes estiman que Corea del Norte tiene material fisible suficiente para elaborar entre 20 y 60 bombas, y que probó misiles que podrían llevar un arma nuclear hasta territorio continental estadounidense.

El mandatario enfrenta preguntas de si concedió demasiado a cambio de muy poco cuando otorgó una nueva legitimidad al gobierno de Kim y estuvo de acuerdo, a pedido de Pyongyang, en terminar los ejercicios militares con Seúl, que los aliados habían considerado como cruciales para seguridad asiática.

Por otra parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, llegó el miércoles a la base aérea de Osan, en el sur de Seúl, para reunirse con los aliados de Washington tras la cumbre.

Pompeo se reunirá con el presidente surcoreano Moon Jae-in el jueves por la mañana para discutir sobre la cumbre Trump-Kim. El ministro de Relaciones Exteriores japonés, Taro Kono, también viaja a Seúl donde se reunirá con Pompeo y su contraparte surcoreano. Posteriormente Pompeo, planea viajar a Beijing para informar al gobierno chino sobre las conversaciones entre Trump y Kim.


  • 13
  •  
  •  
  •  
  •  
  •