•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Pese a que en un principio saltaron todas las alarmas, la resonancia margnética a la que se ha sometido Stephen Curry en Charlotte ha confirmado que no sufre daño estructural en su tobillo derecho, tal y como ha informado la propia franquicia.

Eso no quiere decir que la lesión no tenga su importancia. Curry, quien dejó el Smoothie King Center con una bota y muletas tras sufrir un esguince al intentar robar un balón, tiene una importante hinchazón en la articulación, por lo que es baja para las dos próximas semanas a la espera de ser revaluado entonces.

Lidiar con problemas en los tobillos no es algo nuevo para el dos veces MVP. Antes de convertirse en uno de los mejores tiradores de la historia y conducir a Golden State a dos anillos, Curry debió enfrentarse a lesiones similares. Se recuperó y cambió el juego y la forma en que se mira a canasta en la NBA.

Los Warriors pueden sentirse aliviados ante el diagnóstico, pero no contentos. Aunque la llegada de Kevin Durant les hizo crecer enormemente, Curry sigue siendo la pieza con la que todo comienza y acaba. Darle descanso un día o dos es una cosa. Saber que debes jugar sin él durante varios partidos seguidos es otra.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •