•  
  •  
  •  
  •  
  •  

La recuperación sin un solo disparo de los territorios de Ixchiguán y Tajumulco, dos municipios del departamento de San Marcos que se han enfrentado desde 1933 por límites de tierras y de agua, así como el incremento de la seguridad para garantizar la gobernabilidad son los primeros avances del despliegue militar en cumplimiento al estado de sitio decretado el pasado 11 de mayo.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, aseguró hoy, luego de recibir un primer informe de las acciones realizadas en las dos poblaciones, que la “intervención” del Estado fue decidida para “restablecer el orden público” luego que se consideró “agotado el diálogo” que se emprendió durante todo el año 2016.

Morales agregó que la intervención se realizó por la presencia del narcotráfico y el armamento de alto calibre en posesión de algunos grupos que causan zozobra y temor a los habitantes.
“La pregunta es ¿quién les proveía las armas? Esto confirma la presencia del crimen organizado y el narcotráfico” en ese territorio, afirmó.
 El mandatario destacó el incremento de la seguridad con el fin de recuperar el territorio y la gobernabilidad en las dos poblaciones. En el área hay 1.040 elementos de las fuerzas castrenses, 1.200 policías y 450 elementos de las fuerzas antinarcóticas.

 

“Los cuerpos criminales y aparatos clandestinos estaban presentes en estos lugares, esperamos mantener el control donde la población esté sujeta a vejámenes por instancias del crimen organizado; estará la Policía, el Ejército y el Estado recuperando el territorio, la autoridad y el orden”, dijo el presidente Morales.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •