• 7
  •  
  •  
  •  
  •  

A la tercera fue la vencida. El irlandés Sam Bennett (Bora) logró imponerse a Elia Viviani (Quick Step) en los últimos metros de la séptima etapa del Giro. El sprinter de Bora, que se había quedado con la miel en los labios en los dos sprints que se disputaron en Israel, se mostró como el más fuerte y se llevó la victoria a base de piernas.

Bennett había visto en anteriores etapas como la superioridad de Viviani frustraba sus intentos por el triunfo, por lo que celebró con rabia su entrada en meta. La victoria, además, es histórica, ya que el de Bora es el primer corredor irlandés que gana en el Giro de Italia desde 1987, cuando Stephen Roche se impuso en la llegada a Saint Vincent.

Tras la dura etapa del día anterior con final en el Etna y lo que se avecina para el fin de semana, la jornada transcurrió tranquila, con los corredores buscando recuperarse de los esfuerzos realizados. La etapa mostraba un recorrido ideal para ello, con un paseo llano por la costa italiana.

Ante la tranquilidad del pelotón, tres corredores lograron distanciarse para buscar una difícil aventura. Ballerini (Androni), Belkov (Katusha) e Irizar (Trek) protagonizaron la escapada del día, con una ventaja que fue variando constantemente durante la etapa.

Sin dificultades en forma de cotas y con un terreno favorable para el pelotón, los fugados eran conscientes de la dificultad de su objetivo, aunque mantuvieron el pulso con el pelotón hasta el tramo final de la carrera. La ligera ascensión a Scalea sirvió para neutralizar la fuga y para que varios corredores trataran de romper la carrera, destacando el empeño de Katusha, que ya había intentado maniobras similares en anteriores etapas.

Con el pelotón lanzado, los distintos intentos fueron anulados y se llegó al esperado sprint final, con Viviani como máximo favorito tras sus dos triunfos en territorio israelí. El italiano estaba muy mal situado a falta de 3 km para el final, aunque Quick Step logró situarlo en la zona delantera a tiempo. Sin embargo, cuando parecía que el equipo belga iba a lanzar el sprint, Viviani se quedó solo y tuvo que buscar una rueda buena.

El sprinter italiano se enganchó a su compatriota Sacha Modolo (EF – Cannondale) y se lanzó a por el triunfo midiendo su distancia, pero en ese momento apareció Bennett para batirle a base de fuerza. Esta vez sí, el irlandés logró adelantar a Viviani, que terminó segundo en la etapa con Bonifazio tercero. Por su parte, los favoritos de la general no tuvieron problemas para mantenerse en el grupo principal y el británico Simon Yates seguirá luciendo la maglia rosa, al menos, un día más.


  • 7
  •  
  •  
  •  
  •