•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sin haber asumido su cargo como presidente del Deportivo Cali, Juan Fernando Mejía ha empezado a ventilar en los medios de comunicación algunas de sus decisiones y planes para el 2018. Entre esas decisiones, Mejía anunció que no continuarán Máyer Candelo y Jefferson Duque, y que tratará de arreglar la salida del arquero Ricardo Jerez.

Haber anunciado el deseo de no seguir contando con los servicios del arquero guatemalteco, fue una falta de respeto de Mejía a Jerez, según dijo el mismo portero este sábado.

“No tengo conocimiento de nada. Él (Mejía) a mí no me ha llamado, ni siquiera lo conozco. Tampoco he recibido ninguna llamada de otra persona. Lamento que él diga esas cosas sin antes hablar con los jugadores, me parece que uno no se puede enterar que no va a seguir en un equipo por la radio o a través de los medios de comunicación. Somos personas y merecemos respeto, y por ese respeto deberíamos ser nosotros los que nos enteráramos antes que el público; pero bueno, cada quien tiene sus principios”, dijo Jerez al programa radial ‘El Corrillo de Mao’.

Jerez Figueroa dejó claro que su contrato con el Cali va “hasta diciembre de 2018, el cual firmé para estar en el Deportivo Cali y no en otro equipo”, pues Juan Fernando Mejía había dicho que la idea es ubicarlo en otra escuadra del fútbol colombiano.

“La gente que sabe de fútbol, que tiene principios, sabe cómo son las cosas. A ningún trabajador en el mundo le gustaría enterarse que está afuera de una empresa por la radio, por Twitter o Facebook. Creo que es de sentido común, que cualquier dirigente debe saber que hay que tener respeto a la persona”, añadió el arquero, de 31 años.

El caso de Jerez ya hasta llegó a afectar directamente a su familia y su estadía en la capital vallecaucana, pues las declaraciones del próximo presidente ‘azucarero’ llegaron a oídos de las personas que arrendaron la casa del arquero.

“La señora de la inmobiliaria llamó a mi esposa a decirle que había escuchado en la radio que yo me iba, que iba a ser transferido, así que preguntó cuándo íbamos a desocupar la casa. Es difícil para mí familia por esa falta de respeto, que hasta a uno lo saquen de la casa por cosas que un dirigente sale a decir en la radio. Mi esposa es fuerte y me respalda, ella y toda mi familia; pero es triste que pase esto”, confesó Jerez.

Ricardo Antonio, quien llegó a Colombia para atajar en Alianza Petrolera, comentó que espera terminar el campeonato y luego esperar la llamada de Mejía. “Se tendrán que sentar con mi representante para arreglar, pero mi contrato es hasta diciembre de 2018 y es para jugar con Cali, no en otro equipo. Esperaré, porque me he entrenado como un profesional, solo quiero que se me trate con el mismo respeto que le he tenido a la institución”, dijo al ‘Corrillo de Mao’.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here