•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Este sábado el ciclismo italiano se levantaba movidito, destacando que por primera vez en la historia del Giro de Italia ningún ciclista italiano había logrado la victoria en las siete primeras etapas de la Corsa Rosa. Y precisamente hoy, el desenlace de la etapa presentaba un mano a mano entre dos ciclistas italianos, Valerio Conti (UAE) y Giovanni Visconti (BMC), y dos españoles, Luis León Sánchez (Astana) y Gorka Izaguirre (Movistar).

Al 50% estaban las cosas, pero en el último acto, en el ratonero y complicado final en Peschici, Gorka Izaguirre era el mejor, logrando la primera victoria para el ciclismo español en este Giro, la 107 en total, y su segunda de la temporada y primera en la Corsa Rosa tras dos participaciones.

Decisiva caída de Conti en el último kilómetro

La suerte de la etapa se presentaba muy emocionante, después de que ésta se empezara a dibujar a falta de 68 kilómetros, cuando se formaba una escapada que acabaría triunfado por un suspiro y que llegó a estar formada por hasta 16 ciclistas.

La diferencia de la misma fue menguando y los cuatro supervivientes se plantaron en los metros finales con el pelotón pisándoles los talones, en un final de etapa complicado, con una bajada del 9% antes de llegar a las calles de Peschici, en subida, con curvas cerradas, rampas de hasta el 12% y una recta final a una media del 9-10%. Puede que producto de la presión del pelotón y puede que también debido al estado del asfalto, Conti veía como se le iba la rueda de delante al negociar una curva en subida y se iba al suelo, perdiendo el tren del esto de fugados. Una faena para uno de los ciclistas más activos del día. El de UAE se caía delante de Gorka Izaguirre, que lo puedo esquiar. El de Movistar se encontró sin quererlo en cabeza de carrera, ¿qué hacer? Pues, ni corto ni perezoso, se la jugó. Atacó y, pese a que en la recta de meta Visconti quiso discutirle la gloria, llegó tarde a la cita.

Gran victoria la del ciclista de Ormaiztegi, que, curiosamente, recoge el testigo de su compañero Alejandro Valverde, ambos del Movistar, ya que la última victoria en la Corsa Rosa fue de ‘El Bala’ en la pasada edición. Triunfo y pilas cargadas a tope para la formación telefónica de cara a la etapa decisiva de mañana, con el Blockhaus, a la espera de la contrarreloj del martes, que cierra filas alrededor de Nairo Quintana.

Mikel Landa movió la carrera

Entre el grupo de los favoritos la gran noticia del día la protagonizó Mikel Landa. El ciclista del Sky viendo que había cierta permisividad y que nadie movía ficha, saltó del grupo de los gallos a 8 kilómetros del final. Se le vio bien, ágil y ambicioso. Llegó a gozar de 12” de margen, pero al final su intentona no cuajó, aunque al menos movió la carrera y puso nerviosos a los gallos en un día en el que se ha ido rápido y en el que de nuevo ha habido cierto nerviosismo.

Sólo Landa y el Quick-Step se movieron del grupo de los elegidos, y es que la formación belga llegó a temer por la maglia rosa de su líder Bob Jungels, ya que en algunos kilómetros de la escapada Conti llegó a ser el líder virtual de la carrera. Conocedores de esta situación, los corredores del Quick-Step jugaron al juego del gato y el ratón, salvando la situación sin rasgarse mucho las vestiduras.

Jungels partirá mañana de líder en una etapa que ya se prefijo como clave en la previa del Giro y que viendo cómo está la carrera –con todos los ciclistas en un puño– puede que acabe siendo más importante de lo que a priori parecía. Los gallos llegan en plena forma al segundo asalto del Giro tras el descafeinado Etna, donde los más escaladores –Landa, Nibali o Quintana–., tendrán que darlo todo ante otros ciclistas más rodadores y mejores en la lucha contra el crono, como Thomas o Dumoulin.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here